ORIGEN

Existen numerosas causas, sin embargo, su origen, en la mayoría de los casos, se da en la cavidad oral., Por ejemplo: enfermedades que afectan las encías, acumulación de placa bacteriana en el dorso de la lengua, caries, obturaciones dentales defectuosas, entre otras.
Otras causas menos prevalentes son enfermedades del tracto respiratorio y digestivo, alteraciones metabólicas, uso de algunos fármacos, hábitos como el consumo de tabaco y alcohol.